Blogia
vitibici. EL VITIBLOG

LA MOVILIDAD EN VALLADOLID

LA MOVILIDAD EN VALLADOLID

LA MOVILIDAD EN VALLADOLID

El sistema de vida instalado en la sociedad actual, hace que la ciudad en la que vivimos sea en muchos momentos intransitable. La *cultura del coche* se impone continuamente, sin dar paso a otras alternativas. Dar paso de verdad, no de pancarta.

En el ejemplo que tenemos más presente, nuestro Valladolid, esta *cultura*se lleva a rajatabla. A diario es común ver asediadas las calles del centro de coches que se dirigen a no se sabe donde, en coche, en busca de una plaza de parking lo más cerca posible del Corte Inglés, o del bar de pinchos, o de la casa del colega, etc. En la calle Especería, la que va desde la Plaza de Poniente a Fuente Dorada, es denigrante ver a diario filas de coches parados en atasco continuo, sin más fin que el de llegar a destinos como los  antes comentados. Patético. Todo esto se puede trasladar a Avda. Salamanca, Paseo Zorrilla...lo peor, a mi modo de ver, es que esto ocurra en el centro.

Las ciudades deben de estar hechas, sobretodo en el centro, para los peatones. Estos son los protagonistas de las ciudades, y no los automóviles.
A continuación se debería priorizar todo tipo de transporte público, y el reparto de mercancías-comerciales. Lo demás es perfectamente prescindible.

En Valladolid, la primera pauta parece que se va abordando poco a poco, peatonalizando calles, o falseando calles de tránsito de coches con adoquines (carriles de tráfico lento, que a veces no lo son). La peatonalización perfecta de Valladolid pasaría por cerrar al tráfico rodado desde Poniente hasta el Calderón. Una quimera. Por otro lado, la segunda opción, la de apoyar el transporte público, es otra fantasía. En vez de animar al peatón a utilizar autobuses urbanos o bicicletas, ya sea privada o de alquiler, se insiste en crear aparcamientos de coches en el centro de la ciudad: Plaza  Mayor, Plaza de la Catedral, y los que vendrán. Si eso se realiza, se sigue incitando al ciudadano a utilizar su coche, ya que se le facilita la plaza de aparcamiento cerca de su destino.

Abordando la tipología de ciudad, se llega a la conclusión de que el habitante de Valladolid, siempre hay excepciones, es vago por naturaleza. Una ciudad en la que las únicas cuestas se encuentran en Parquesol, Valladolid se convierte en una ciudad ideal para el paseo o para circular en bicicleta. Pero no es así. Las soluciones pasan por fomentar los parkings disuasorios como el de la Feria de Muestras, que aparcas gratis si van dos personas o más en el coche (el tema de la ocupación de vehículos es otra historia, que requiere otro capítulo), el cual no lo conoce mucha gente. El cerrar el tráfico al centro requiere aparte de palabras e ideas, de muchos cojones, algo que no tienen los alcades españoles, porque el coche significa pasta (también esto da para otro capítulo). Por eso, no hay que volverse loco, simplemente con pequeñas medidas se evitarían caos circulatorios diarios.

Otra de las medidas es la del fomento del transporte público. A mi modo de ver creo que el número de autobuses y líneas es suficiente para una ciudad como Valladolid, pero creo que lo que falla, en mi opinión, es el diseño de rutas. Muchas de ellas son muy largas, circulando por barrios y perdiéndose por sus calles. Se deberían hacer líneas de buses más ágiles, con menos paradas, pero en puntos claves, en donde la gente retome su camino a pata, que para eso las tenemos, que hay que fomentar el ejercicio!. En otras
ciudades europeas incluso hay semáforos que se abren cuando se aproximan autobuses municipales...otro cantar.

Por último, el fomento de la bicicleta. No quiero hacer apología de la bicicleta, porque luego tachan a los ciclistas urbanos de quejicas, pesados y protestones, pero es que hay razones para ello. La bicicleta, en una ciudad como Valladolid es el transporte ideal (excepto para ir a Parquesol), ya que no hay cuestas pronunciadas. El peligro reside en la circulación por las calles atestadas de coches, generando el miedo en los ciclistas
urbanos que al día siguiente se quedan en casa. Los deportes de riesgo son deportes,
esto se llama transporte de riesgo. Te acabas acostumbrando, pero falta mucho por hacer. Esto se corrige a base de educación de generaciones y generaciones, muy a largo plazo. En las escuelas debería de haber una asignatura de educación vial. Ahí se aprendería a respetar al ciclista (y al peatón y a todo bicho viviente). Sólo así se concebiría una ciudad en la que cada vez que llegásemos a un paso de cebra habría que mirar por si viene una bici (no suena como el motor de un coche), acostumbrarnos a un timbre inofensivo, o a las luces parpadeantes, etc etc etc...me suena de haberlo visto en algún lado, pero aquí no.

Quedan varios temas pendientes, como el abordar el tema de traslados a polígonos industriales, el fomento del coche compartido, la posibilidad de otros modos de  transporte público en la ciudad, valorar el servicio de alquiler de bicis....se intentará tratar todo esto y más en otras entradas.

Daniel.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Alfredo -

muy bueno Dani, me ha gustado. Me gustaria escribir un buen comentario, pero me he jodido la mano derecha y no puedo escribir . Un abrazo

Ricar -

El tema del transporte es cierto que hoy por hoy es un gran problema que no debe pasar desapercibido por parte de nuestros dirigentes, pues éste necesita de una solución.
Creo que, como bien dices, hay que empezar por la base, es decir, por una educación vial por parte de todos (somos unos verdaderos borregos en este sentido).

Las posibles soluciones son muy complicadas llevarlas a cabo.

HACER PEATONAL TODO EL CENTRO DE LA CIUDAD, pues estaría muy bien pero ¿piensa por ello el señor alcalde bajarnos el impuesto de rodaje? Porque si solo puedo utilizar la mitad de la ciudad… Si yo vivo en el centro y tengo que dejar el coche a tomar por culo de mi casa ¿piensa ponerme el señor alcalde un transporte para llevarme a mi casa? Porque si esta cayendo una tormenta del copón no me apetece llegar a casa calado hasta los huevos después de venir de currar. Si me tengo que desplazar en transporte público ¿El ayuntamiento me proporcionará unos precios muy económicos o un transporte totalmente gratuito? Por que si me va a costar más que la gasolina de mi coche… Hay muchas cuestiones en el aire para que todo esto se pueda llevar a cabo, y lo peor de todo es que en todas ellas hay algún tipo de interés económico. El ayuntamiento no va gastar un duro y mucho menos va a dejar de ganarlo.
Otra pregunta es ¿los ciclistas aprenderán a circular de una puta vez? Porque no olvidemos que lo que manejan no deja de ser un vehículo y por ello deben respetar las señalizaciones y las normas de circulación. Estamos hartos de tener que pegar frenazos y de ver ciclistas que no hacen los semáforos rojos, los stops, los cedas, no señalizan con el brazo en los giros, van por las aceras, un puto caos vamos.

Otra solución puede ser CARRILES BICI, ¡me jodo yo con los carriles bici!. En Laguna nos han hecho un carril bici alrededor del entorno del lago, gracias a él ahora tengo que dar una vuelta completa al lago para poder entrar en casa y vivo en el casco urbano (cojones tiene el asunto). Por la construcción de este carril bici los carriles para los coches han diminuido considerablemente, ahora pasa un coche muy justo por cada carril y para más cojones las bicicletas siguen circulando por el carril de los coches, ¡cabrones ese carril que ha costado una pasta gansa y que hemos pagado todos es para vosotros!.

Conclusión, ¿hay que evitar los vehículos en las ciudades? De acuerdo ¿para ello nos tienen que proporcionar unas buenas alternativas? Por supuesto ¿hay demasiados intereses económicos y por ello los mandatarios no van a mover un dedo? Puedes estar seguro ¿hay que empezar por una educación vial de las personas? Efectivamente, el borreguismo está a la orden del día.


Un saludo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres