Blogia
vitibici. EL VITIBLOG

Robos de bicicletas

Vitisaludos,

Les traigo un tema que podría pasar desapercibido para muchos de vosotros porque en Valladolid el número de personas que se desplazan en bicicleta es muy reducido, pero en otros países (o ciudades del Estado) cuando la concentración de ciclistas es tan grande puedes estar expuesto a un posible robo de tu medio de transporte, ¿a quién no le han robado la bici alguna vez? bien, pues a mi me la han robado, aunque todo hay que decir que yo también se las he robado a terceros (digo esto para evitar comentarios del tipo: para ladrón tú¡¡¡).

Bueno, les dejo un texto encontrado en el periódico "El mundo" y que me ha recordado de mis andanzas por la ciudad belga de Gante.

 

El lugar más ’peligroso’ de Berlín para las bicicletas

Gente en bicicleta en Berlín. (Foto: Wolfgang Borrs)
Ampliar foto

Gente en bicicleta en Berlín. (Foto: Wolfgang Borrs)

CARLOS ÁLVARO ROLDÁN desde Berlín
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra

19 de enero de 2009.- Casi dos años después de vivir en el barrio berlinés de Prenzlauer Berg, este corresponsal de EL MUNDO descubre de pronto que vive y trabaja junto al punto de la capital de Alemania donde más bicicletas se roban al año: la estación de metro de Schönhauser Allee. El dato hay que agradecérselo al simpar ’Bild’, que con fuentes policiales añade que en 2008 se ’distrajeron’ un total de 23.000 vehículos de dos ruedas sin motor, un peligroso 15% más que en 2007.

¡Alto! Que estos elevados números no confundan a nadie. Berlín es una de esas pocas ciudades del centro de Europa donde la sensación de que nos vayan a robar en mitad de la calle es prácticamente nula.

Un indígena de Madrid diría a bote pronto que la proporción comparativa en ’peligrosidad’ es de 1 a 10 o 20, tirando en corto. Y algo más, mientras que en la ciudad alemana se robaron en 2008 5.000 coches, en la española la lista asciende a casi 24.000.

Como muestra un botón de la extraña sensación de seguridad reinante y que un berlinés siempre negará por exagerada: quien suscribe tiene como ’costumbre’ dejarse cualquier objeto que lleve en las manos olvidado sobre el sillín de la bicicleta cuando pone o quita el candado. Es decir, que decenas de periódicos, guantes y paquetes de distinto valor han quedado durante horas expuestos a la intemperie hasta que el propietario ha recordado que dispone de 13 neuronas en uso. Y entonces seguían ahí.

Pero el robo de bicicletas en Berlín es una suerte de plaga bíblica de la que suelen advertir apenas se pone el pie en el aeropuerto. El hoy corresponsal de Euskal Telebista en Bruselas, Xabier Collados, entonces destinado en la capital alemana, explicaba a quien suscribe los pasos necesarios para garantizar la seguridad de un biciclo. Era una voz autorizada ya que en apenas unos años le habían ’birlado’ el vehículo hasta tres veces.

Así pues, junto al gasto de una bicicleta, un berlinés deberá calcular también los euros que le costará una buena cadena que no se congele en invierno y no se torne en una masa inerte de herrumbre por la lluvia. Y entre los grandes consejos de los expertos está atar el aparato con la rueda de atrás y el cuadro. Razón: la rueda de atrás, que incorpora el cambio, es más cara que la de adelante. Matemático.

Y una recomendación para quienes vengan a Berlín cortos de dinero. Para una semana se puede comprar un ’cacharro’ que funcione y sin papeles en los múltiples Rastros o ’Flohmarkt’ (mercado de pulgas) de la ciudad. Luego se regala a alguien o se abandona. Siempre será más barato que alquilarla. Y que nadie se sorprenda si en esos lugares encuentra la bicicleta que le han robado tiempo atrás.

Nota aclaratoria: El vehículo ’oficial’ de EL MUNDO en Berlín resiste desde hace dos años sin ser robado. Pero como anécdota queda que alguien le sustrajo hace meses el eje de la rueda delantera, exclusivamente, valorado en unos 15 euros. Este corresponsal casi se mata ya que sin el eje, gracias a la suciedad y el barro seco, la bicicleta caminó unos metros antes de desplomarse.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Roberto Merino -

jajaja. ¿Te despierta recuerdos de otras épocas eh pajarín?

Muy bueno ahí, defendiendo la sección bici.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres