Blogia
vitibici. EL VITIBLOG

Sobre Praga

En Praga descubrí que primavera no es sólo una palabra comodín al abrigo de poesía de salón. Comprendí que la lluvia sólo moja cuando abres los cristales y dejas que las gotas atraviesen el umbral de la comodidad.

Recorrer el puente de Carlos en una noche fría, bajo la luz titilante de farolas sin dueño, abrir puertas a la curiosidad y escuchar al moldava mientras arrulla el paseo de caminantes despistados, fue mejor que un chute de adrenalina de un sábado por la noche.

El avión aterrizaba en Praga y descubrí que los países están más cerca que algunas personas. Ahora escucho esto y comprendo lo que viajar a Praga significó algún día. No debemos concederle tanto protagonismo al azar, quizá simplemente esa palabra sea como una sombra: cada uno lleva la suya, y le acompañará hasta que se esconda bajo la tierra de los lugares de la paz.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

4 comentarios

raul -

Tremendo...quien no haya ido a Praga aún no sabe lo que es que cada cosa por pequeña que sea encaje en su sitio.

Daniel -

Volviendo a conjuros sabinianos
"...al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver...".

Alfredo -

Algun dia volveremos.

Daniel -

Sin palabras a tus palabras
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres