Blogia
vitibici. EL VITIBLOG

Balance

Balance

Comenzó el año entre vino y pinares. En el terreno de los valbuena, en los valles, se congregó el brazo duro de vitibici.

La vida sigue su curso, inefable. Y cada cual se dedica a mirar los nícalos que aparecen entre el mantillo. Dicen los que entienden que este año ha sido malo, pero tienen que salir. Saldrán.

Y bueno, desde diferentes lugares seguimos caminando, sacándole brillo y punta a este devenir inconexo y breve. Pasa el 2009 y seguimos preguntándonos las mismas tonterías que hace un año.

El año de la crisis se fue. Los brotes verdes que anunciaron algunos iluminados no terminan de nacer. La bicicleta, al menos la mía, duerme el sueño de los justos en una cochera cada vez más llena de recuerdos. No anunciaré deseos optimistas para el próximo año. Que cada uno, en todo caso, siga fiel a su manera de entender la vida.

Es curioso, pero en los lugares más soleados la gente se ríe mejor y con más ganas. Pero el cielo se oscurece igual, y los atardeceres castellanos no tienen parangón. Una cigüeña perezosa surca los aires del pueblo, y las nubes se tornan de un rosáceo vivo. La luna está en creciente, lo cual siempre es motivo de alegría. Significa que esto sigue dando vueltas. Y que seguirá haciéndolo cuando ya no palpite la vida. Eso, el individuo, es sólo un lugar en la memoria colectiva del ser humano.

Se cierra el año. Otro vendrá que haga bueno a este. O qué sé yo.

Salud, vino y pedaleo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

A. Machado -

Caminante son tus huellas
El camino nada más;
caminante no hay camino
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino
sino estelas sobre el mar...

Raúl -

Y el año se cerró con una reunión de amigos/as. Se brindó por los ausentes y se dejó bien claro que esta asociación camina sola y con el rumbo que cada uno de nosotros le queramos poner en las esquinas del mundo en las cuales nos encontremos.

Los valores de vitibici son inconfundibles: amistad, vino, bicicleta y Castilla. Cada uno los llevamos dentro y hacemos de ellos una forma de vida.

Salud y pedaleo. Larga vida a vitibici

Alfredo -

Si señor que bonitos son los campos castellanos...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres