Blogia
vitibici. EL VITIBLOG

INFLUENZADO ANTE LA CRISIS

Son las ocho de la tarde, es Sábado y ha sido un día caliente en el pantano. Enciendo el ordenador y me dispongo a leer la prensa. Uno a uno voy saltando titulares de los distintos periódicos de tirada nacional. La noticia empieza a apuntarse, titubeando, en todos ellos: una novísima variedad de gripe atribuida al cerdo está afectando a México y el sur de Estados Unidos.
Tras una búsqueda rápida me doy de frente con las noticias de “
El Universal”, diario mexicano. La portada está ocupada, casi exclusivamente, por el “nuevo mal” de la gripe porcina. Empiezo a leer palabras impronunciables: influenza, H1N1, pandemia…

Reflexionemos: es 25 de Abril, vengo de pasar un día en el campo con mis amigos. De nuestras bocas sólo salía un tema de conversación: crisis económica, falta de perspectivas ante un futuro cada vez menos grato, pasividad de los gobiernos, desfachatez de los grandes empresarios, irresponsabilidad obrera... Un primero de Mayo a las puertas vaticinaba movimiento en las calles, olor a lumpen y a hostias policiales, a revuelta social. Todo eso argüíamos unos y otros, siempre aderezando nuestros argumentos con algún asunto personal, algo que le tocara en la médula al orador: un padre que quedó en paro a las puertas de la jubilación, una hermana a punto de perder la casa o uno mismo que no tenía ánimos de arrancar un nuevo master en Dirección de desempleo avanzado.

En esas pensaba cuando encendí el PC y me di de frente con los puercos griposos. Fue sólo cuestión de unos minutos y el cabreo comenzó a flojear. Ahora me invadía una especie de terror infantil. Y peor fue al día siguiente, cuando me enteré de que México D.F, la ciudad más poblada del mundo, pasó la noche del Sábado encerrada: suspendidas misas, conciertos, ¡partidos de fútbol a puerta cerrada! El Lunes todos hablaban de resfriados y dolencias, en el argot de alguno ya estaba depositada la palabra “influenza” para referirse a la gravedad de una posible pandemia. Y la “
gripe española” de 1918 comenzó a posarse sobre el imaginario colectivo. Ya sólo se discutía si el número de muertos hace noventa años había sido de 50 o de 100 millones. Toma ya.

Así que me fui al Supermercado, hice acopio de víveres para unos quince días y me encerré en mi habitación de cuatro metros cuadrados en busca de tiempos mejores. Sólo me queda confiar en que nuestros gobernantes compren cantidades ingentes de
Tamiflu a la empresa de Donald Rumsfeld y que la OMS consiga una vacuna efectiva cuanto antes. A la manifestación del 1 de Mayo ya la pueden ir dando. Vamos, que ni por asomo salí de mi casa. Yo creo que si los 4 millones de parados que ahora mismo tiene España nos quedásemos en nuestras casitas, los tentáculos del influenza serían inocuos. Al fin y al cabo ya están todos los políticos resolviendo el asunto ¿podríamos estar en mejores manos?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Daniel -

En España lo más vendido es el Anestésico Social: "gripe gochuna, fútbol y Rafa Nadal".
El primer ingrediente de la anestesia varía según acontecimientos sociales (Paquirrín en la sexta, o la Espe ha sido abuela).

Para qué hablar de crisis.

Mientras, con 4 millones de parados y aún no ha habido ninguna huelga general. Y siguen cayendo.

Alfredo -

Muy bueno, me ha gustado mucho. Lo que yo más creo es que aquí hay mucho tongo y demasiado catastrofismo...que si Rusia veta los productos de cerdo españoles, que si Egipto sacrifica en masa sus cerdos...que si las farmaceuticas etc. Por cierto, sigue asi pájaro que cada vez escribes mejor y además se te esta quedando un estilo Perez Reverte.Un saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres